jueves, 5 de agosto de 2010

Cómo empecé a correr

Mayo de 2008
Había acumulado algunos kilos de más desde la adolescencia (eso de pasar más tiempo con un ordenador y libros de texto que con los amigos y un balón pasa muchas facturas... una de ellas, ésta), la llegada del buen tiempo y mis rayadas ya en el trabajo hizo que una mañana de un sábado del mes de mayo saliera a correr: decidiera perder peso, ponerme en forma, despejarme y en cierta forma, empezar a cambiar mi vida.

Ni puta idea de entrenamientos, ni alimentación ni nada del mundillo. De deporte sabía lo que había estudiado y visto en el instituto pero nunca había hecho deporte en serio ni he pisado un gimnasio, porque (quizás sea un prejuicio) no me atraía ni me atrae el rollo de machacarme con unas máquinas a base de repeticiones en una sala... me mola más no parar a campo abierto ^^

Mi equipamiento eran unas zapatillas Joma de 40€ que aún conservo (y que no son de running, la verdad) y ropa deportiva de alguna temporada atrás... pero aquello no representaba ningún problema para mí, incluso me daba igual que la gente se quedara mirando a un matao con ropa vieja, a pesar de mi especial sentido de verguënza en esos momentos... yo sólo quería correr por la calle, ¿qué más necesitaba a parte de mis piernas?

Me propuse salir cerca de casa, por el barrio, era 1km cada vuelta... Salí con todas las ganas del mundo, ¡era mi primera carrera! Bueno pues... al principio me sentí como un gilipollas corriendo despacio así que fuí dando zancadas ¡como dios manda!...

¡¡OWNED!! Estuve nada más que 3 o 4 minutos corriendo, el ritmo fue inadecuado, demasiado rápido que no lo podía sostener... llegué agotado, todo rojo, con el corazón en la boca, me faltaba el aliento!

Fue entonces cuando descubrí que no hacen falta sólo 2 piernas para correr... A partir de ahí, empecé a leer, y mucho, en internet y a hacer pequeñas carreras a un ritmo lento pero sostenido y andando...

Así estuve todo el verano y algún mes más hasta que cuando llegó el frío del invierno dejé temporalmente de correr. La percepción que tuve durante esos 4 o 5 meses fue positiva, pero de pérdida de peso no empecé a notar nada hasta el 3er mes y fueron mínimas, aún siendo medianamente regular y haciendo entre 3 y 4 salidas semanales, pero las sesiones eran muy suaves y no solían sobrepasar los 30 minutos. Sí notaba que las piernas "se endurecían" poco a poco aunque no veía músculo por ningún sitio...

En la primavera de 2009 volví a salir, pero eso es otro post =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada